(poema de Gaetano Longo)

A Rada

La Habana es una mágica palma perfumada
con las raíces mojadas en el antiguo mar de los sietes colores
donde todo se aplaca con una sonrisa.
Es un olor de lluvia y tabacos en las noches calientes,
voces de radios lejanas.
Es la concha profunda de Yemayá,
es una mirada limpia sobre una plaza,
es un mazo coloreado de collares,
es una larga cola de bicicletas chinas en el malecón,
es El Ambia que grita sus versos a la luz de la luna,
es el sexo caliente, música y poesía,
es la vida dura que intenta abrirse camino entre charcos
de esperanza,
niños simpre armados de una alegría de dientes blancos,
billetes verdes del otro lado del mar “en dios creemos”
para sobrevivir,
ropas puesta al sol de un solar ruidoso del centro,
los tambores de un bembé.
La Habana que perennemente ronronea
a turistas ilusos y repletos de sueños
es la fuerza de los antepasados africanos,
es la audacia de intrépidos corsarios,
es la magia de los hijos de antiguos mandarines,
es el encanto de un mar azul que todo lo une y mezcla.
En su espejo la ciudad
mira su pasado con nueva mirada
mira su presente con ojo antiguo.
La Habana es una mágica palma perfumada
con las raíces mojadas en el antiguo mar de los siete colores
donde todo se aplaca con una mirada
incluso la nostalgia.
La Habana eres tú bajo la piel de la ciudad
y bajo la mía.

Gaetano Longo nació en Trieste, Italia, en 1964. Ex reportero de guerra, es poeta, novelista, traductor y periodista.