El joven poeta chileno Joaquín Miranda, quien a riesgo de su vida participa con el pueblo en las calles de Santiago en protesta continuada.  Honor a su valor y a su obra de poesía de combate.

Tirano

¡Salvaremos al país
de un marxismo que fulmina!
¡Y si sale todo mal
yo me viro pa Argentina!

Hagan caso y no piensen
en este día,
como yo le hago caso
a la Lucía.

A la Lucía, ay sí,
que me aconseja.
Y los gringos también
son mi pareja.

Pati Maldonado

Les tiro huesos de pollo
pa que paren de joder
a estos malagradecidos
que nos quieren ver caer.

De nada me arrepiento,
de eso doy fe,
y lo repito siempre
en la T.V.

En la T.V., señor,
me dan lugar,
y eso, muertitos de hambre,
no va a cambiar.

En Mega damos susto
con Mucho Augusto.

Pastor

“¡Comunistas resentidos!
¡Homosexuales impuros!
¡Caminan lejos de Dios!”,
grita con versos seguros.

Cuesta creer que exista
alguien tan tonto
y que le den tribuna
siempre tan pronto.

¡Siempre tan pronto, ay sí,
habla y no piensa!
¡Hasta a sus camaradas
les da vergüenza!

Por boca tiene un poto
el Pastor Soto.

No tolero pensar.
Soy militar.

KuKlux Kast

Junto a mi busto de Hitler
niego derechos humanos
porque es obvio que me asqueen
homosexuales y haitianos.

Nunca he movido un dedo
en mi existencia:
trabajar es de rotos
sin ascendencia.

¡Sin ascendencia, ay Dios,
cómo es posible!
Camino entre inferiores,
¡esto es risible!

Desciendo del Demonio.
Soy José Antonio.

Piñericueca I

Ayer pasé por tu casa
y me tiraste una cueca,
la robé inmediatamente
sin hacer ninguna mueca.

Rimo con brazos cortos
de empresariado,
como Nicolás Parra
nos ha enseñado.

Nos ha enseñado, mi alma,
sin alboroto
estos versos pasados
a marepoto.

¡Yo salvé a los mineros!
¡Tiempos mejores!

Piñericueca II

¡Brindo por privatizar
los recursos naturales
y por los que me votaron
desconociendo mis males!

Robé el Banco de Talca
y aquí me ven:
soy presidente electo
del nuevo Edén.

Del nuevo Edén, ay sí,
soy propietario.
¡Todo Chile lo vendo
si es necesario!

Hoy día por mí brindo:
el reo lindo.

Don Francisco

Hago siempre lo que quiero
desde que salgo en pantalla.
He abusado tantas veces
que merezco una medalla.

¡Que pase la modelo
y que se deje
tocar! ¡Si quiere pega
que no se queje!

¡Que no se queje, no,
no le conviene!
¡El poder de abusar
siempre entretiene!

Machista y millonario.
Me llamo Mario.

Karadima

Vengan, niños, a la misa
que celebraré en privado.
No les cuenten a sus padres
porque es secreto sagrado.

Mi cuerpo es el de Dios,
tóquenlo ahora.
Sáquense la ropita
que los devora.

Que los devora, ¡ay Dios!,
y los enferma.
¡La sangre de Jesús:
mi santa esperma!

No digan lo que ven.
Callen. Amén.

Niño poeta

Te dan tribuna por raro
y por creerte lector,
pero das vergüenza, facho,
¡qué diría Nicanor!

Qué pena tu existencia
farandulera.
Qué absurdo personaje
que te apodera.

Que te apodera, sí,
una viejuja
que habla cualquier lesera
en su burbuja.

Vales mega corneta,
niño poeta.

Martincito

Papi, creo que maté
a una persona al volante.
Iba pasado a piscola,
pero me fugué al instante.

Papi, por favor, compra
a la justicia.
Recuerda que el poder
nos beneficia.

Nos beneficia, ¡mi alma!,
que afortunado.
Me confieso el domingo
y estoy salvado.

Papi, asesiné a un hombre.
Ni sé su nombre.

Chadwick

Del barro de Mordor vengo
como buen orco que soy.
Hordas tiro contra el pobre
y a mapuches balas doy.

No teman masacrar
al que protesta,
¡mátenlos cien mil veces,
por la recresta!

¡Por la recresta, ay sí,
carabineros!
¡Luma y bala pa todos
estos obreros!

¡A mí no se me arranca
ni Catrillanca!

Cuecacerola

Militares a la calle
contra un pueblo que ha explotado
por los diversos abusos
que ha protegido el Estado.

Militares disparan
por la vereda.
Militares declaran
toque de queda.

¡Toque de queda, sí,
y es dictadura!
¡Militares protegen
a la basura!

Lo sabe todo el mundo:
Chile es un fundo.

Cristo en Peñalolén

Me llevaron con los otros
hasta la comisaría.
Por eso no llegué anoche
a soñar que soñaría.

Me pusieron esposas
los desgraciados.
De una antena colgué
a ojos cerrados.

¡A ojos cerrados, sí,
viví el tormento
solo por expresar
mi descontento!

Mamá, fui torturado
crucificado.

Ceci

La ignorancia aterrizó
en el planeta Morel.
Por las calles las personas
lucen alto su cartel.

Llegaron los marcianos
sin privilegios
desde los más ancianos
a los colegios.

¡A los colegios, mi alma,
han abducido!
Piden saber del líder
e infiel marido.

Mejor vuelva a su cama,
primera dama.

Gustavo Gatica

Aquí tienes lo que queda
de mis ojos mutilados.
Pregúntales lo que vieron
antes de ser acallados.

Vieron que por unir
cantos de fuego
el Estado decide
dejarnos ciegos.

¡Dejarnos ciegos, mierda,
qué injusta historia!
Jamás nos quitarán
nuestra memoria.

Si ves todo a tu antojo,
usa mis ojos.

Piñera
A
lberto Plaza
B
olsonaro
T
rump
L
ucía Hiriart
C
hadwick
K
arol Dance
K
ike Morandé
C
ecilia Morel